One Club Man Award 2018

Puyol, One Club Man 2018

El Athletic Club otorgó el cuarto premio “One Club Man Award” a Carles Puyol, quien fuera defensa del FC Barcelona desde la temporada 1999/00 a la 2013/14, disputando 593 partidos oficiales con la camiseta blaugrana. Mediante este galardón el Athletic Club reconoce a aquellos jugadores que, fuera del Athletic Club, han desarrollado la totalidad de su carrera deportiva profesional en un mismo equipo.

Puyol recibió el premio OCM award el sábado 5 de mayo en San Mamés, durante el descanso del partido entre el Athletic Club y el Real Betis Balompié.

puyolocma
El equipo que llevas en el corazón
Carles Puyol sería merecedor del premio one club man aunque no hubiera ganado ni uno solo de los títulos que atesora

Más allá de los trofeos que haya acumulado en sus vitrinas, más allá de los reconocimientos que el mundo del fútbol dispensa a los triunfadores, el Athletic Club mediante esta distinción premia la trayectoria de un futbolista que personifica algunos de los valores que fundamentan el galardón One Club Man. Puyol llegó de la Pobla a Barcelona, el club del que era aficionado, a los 17 años, y su salto al primer equipo no resultó nada sencillo. A punto de abandonar la entidad blaugrana para alistarse en las filas del Racing, una lesión de Reiziger le brindó la oportunidad que tanto buscaba y que no desaprovechó. Durante su primer lustro, ya consagrado entre la afición después de su tremendo marcaje a Figo en el regreso del portugués al Camp Nou, Puyol no ganó ni un torneo, pero sus cualidades llamaron la atención de otros clubes que lo tentaron con suculentas ofertas y la promesa de los anhelados títulos.

Fue entonces cuando Puyol mejor encarnó uno de los valores básicos del OCM Award: la lealtad. A lo largo de su carrera, en más de una ocasión ha reconocido que uno no siente lo mismo cuando el título que se gana es “con el equipo que llevas en el corazón”, poniendo en valor de esta forma el sentimiento de pertenencia y la felicidad de compartir la gloria con los de casa.

Otro de los valores que la historia siempre asociará a Puyol y que también elogia el OCM Award es el de la deportividad. Su respeto al rival y a la afición rival siempre prevaleció por encima de cualquier otro aspecto de la competición. Igualmente reseñable es la entereza con la que Puyol sobrellevó las adversidades a lo largo de su trayectoria futbolística. Las personales, tras la enfermedad de su compañero Abidal, el fallecimiento de Tito Vilanova, y, sobre todo, la muerte de su padre, y también las adversidades deportivas, acumulando hasta un total de 40 lesiones, casi todas traumáticas fruto de su coraje y pundonor. Siempre se levantó y volvió a la batalla y siempre lo hizo para el mismo club.