Athletic Club VS Real Betis 9/5/2009 | Athletic Club Website Oficial
Jornada 35

Athletic Club1 : 0Real Betis

Ion Vélez29'
Vídeo resumen
Estadio
San Mamés
Localidad
Bilbo
Fecha
09/05/2009
Hora
20:00
Fecha y hora
9/5/2009 - 20:00

Athletic Club 1 Betis 0: Llega la tranquilidad

El Athletic Club ha derrotado por 1-0 al Real Betis Balompié gracias al gol conseguido…

9 de may. de 2009

El Athletic Club ha derrotado por 1-0 al Real Betis Balompié gracias al gol conseguido por Ion Vélez a la media hora de juego. Los rojiblancos han llegado a los 44 puntos antes de la final de Copa, una cifra que parece más que suficiente para estar tranquilos, aunque matemáticamente pueda serlo mañana. Además, una vez alcanzado el primer objetivo y con la plaza para la próxima competición europea, que hasta la fecha se denominaba Copa de la UEFA, en el bolsillo, los rojiblancos ya están con los cinco y más sentidos puestos en la histórica cita del miércoles. Todo ello después de que los aficionados que casi han llenado San Mamés, y que mañana volverán para poder despedirse del equipo, han entendido a la perfección, y también agradecido, la entrega, el compromiso y el esfuerzo de los jugadores que han saltado a San Mamés, la mayoría de ellos con pocos minutos en lo que llevamos de campaña. Conclusión, que hay equipo y que todo el esfuerzo por llegar a la final de Copa no ha sido en vano y es obra de los más de 25 jugadores que conforman la plantilla.

Los alineados hoy en San Mamés han salido como siempre se espera, con hambre de balón y ganas de arrinconar al rival, con un 4-4-2 que, a falta por ejemplo de Llorente, ha sabido tener la paciencia suficiente para intentar combinar por abajo y hacer frente al 4-2-3-1 del Betis, un equipo siempre nervioso y a ratos partido en dos, con toneladas de pólvora en su ataque y más frágil atrás. Pese a todo la primera ocasión clara ha sido para Edu en el minuto 17, mas su jugada personal ha terminado con un disparo cruzado fuera.

Pese a estar los menos habituales, el Athletic ha perseguido siempre marcar el ritmo del partido y al final de la contienda se ha visto que estaban incluso más fuertes que su rival. Además, la combinación de balones largos y cortos ha hecho dudar mucho a los andaluces, demasiado responsabilizados y a ratos atenazados por la amenaza del descenso, como no puede ser de otro modo. Y por abajo ha llegado el único gol del partido. Garmendia no ha controlado como deseaba y se esperaba en el área, pero se ha revuelto bien para tocar atrás, intentar la pared con Muñoz y recuperar el balón para cedérselo a Etxeberria, éste pasar a Muñoz en el interior del área y el centrocampista asistir con precisión a Ion Vélez quien ha marcado desde el área chica.

Alegría a raudales en las gradas, sobre todo porque al de tres partidos con los menos titulares en el campo, la victoria parecía posible. Sabía la afición, además, que la empresa no era fácil, pero todos los jugadores han hecho sus méritos. Empezando por el incombustible Armando y acabando en el ya recuperado David López. Entre medio Eneko, quien ha debutado con desparpajo como titular, Etxeita quien demuestra que su salto no fue al vacío, Ustaritz una vez superadas sus molestias, Balenziaga a quien la banda izquierda no le es extraña, como el oficio y la entrega a los dos pivotes, Muñoz y Gurpegi. Qué decir del capitán, extremo derecho en la primera parte y segundo punta en la segunda, de la capacidad de Garmendia para jugar con criterio entre líneas o del reencuentro de Ion Vélez con el gol después de trabajar a destajo.

Y es que en el campo y tras el 1-0, el Betis ha estado en un tris de meterse en el partido. Oliveira ha gozado de una opción clara, similar a la de Ion Vélez, en el minuto 34, pero la parada de Armando ha sido espectacular ya que era un remate a bocajarro. En el 41 el mismo Armando ha desviado con la pierna un mano a mano con el potente Emaná y le he detenido un chut desde fuera del área en el 43.

En los contragolpes locales faltaba algo de cabeza fría, pero el equipo ha llegado al descanso con ventaja, punto de partida muy importante de cara a la segunda mitad, en la que han conseguido que el Betis no rematara entre los tres palos.
Cada quince minutos Nogués ha ido poniendo toda la carne en el asador. De entrada Mark González por Nelson, Damiá se ha retrasado al lateral diestro y Edu a su banda por delante. En vano. Una volea que se ha ido muy alta y otro disparo a las nubes de Oliveira han sido el único peligro reseñable creado por los béticos pese a las innumerables faltas enviadas al área local. El Athletic ha demostrado saber competir y ha hecho sus deberes con diligencia para deleite de una afición loca por tararear los sones de Aida, los de la ópera, no los de la serie televisiva.
El Betis ha tenido el balón, pero sin hallar el tono debido. El Athletic ha aportado los acercamientos con espacios, aunque de momento no necesitaba más. A la hora de juego Rivera ha enviado a Cañas a la ducha. Vélez ha rematado poco después de cabeza fuera un centro de Garmendia, quien ya jugaba en la izquierda con David López en la derecha y Etxeberria como segundo punta. A falta de cerca de un cuarto de hora, más madera, el último tronco a la chimenea, con la entrada de Pavone por el lateral zurdo Fernando Vega. También en vano.

Caparrós ha reaccionado enseguida dando entrada a Amorebieta por Eneko, pasando Ustaritz a la banda diestra. Sin prisas, mientras la grada iba de fiesta en fiesta y hasta ya se acostumbra a jornadas con mosaicos ganadores, los cambios han servido para hacer menos ásperos los granos del reloj de arena: Toquero por Etxeberria y casi al final, casi porque se han añadido seis minutos, Susaeta por Ion Vélez. Un tiempo en el que el Betis ha entregado la cuchara.

Los leones ya están a punto de partir hacia Valencia a por la Copa. Como ha declarado el entrenador en sala de prensa, por un lado está el mejor equipo del mundo en la actualidad y por otro un grupo unido que cree en lo suyo, que se sobrepone generación tras generación, hecho de una pasta diferente, con todo un pueblo detrás y al que nadie le va a quitar la ilusión de intentar hacer historia. Entre todos lo podemos conseguir, de hecho ya lo hemos conseguido.