Sevilla FC VS Athletic Club 24/10/2010 | Athletic Club Website Oficial
Jornada 08

Sevilla FC4 : 3Athletic Club

Luis Fabiano35'
Kanouté45'(p.)
Luis Fabiano64'
Kanouté80'(p.)
Llorente74'
Llorente77'
Gabilondo92'
Vídeo resumen
Estadio
Ramón Sánchez-Pizjuán
Localidad
Sevilla
Fecha
24/10/2010
Hora
19:00
Fecha y hora
24/10/2010 - 19:00

Mucha tela que cortar

Sevilla 4 Athletic Club 3El Athletic Club ha perdido 4-3 en el estadio Sánchez Pizjuán….

24 de oct. de 2010

Sevilla 4 Athletic Club 3


El Athletic Club ha perdido 4-3 en el estadio Sánchez Pizjuán. Los goles de Llorente (2) y Gabilondo, no han podido contrarrestar los dos de Kanouté, ambos de penalti, y los otros dos de Luis Fabiano, en un partido en el que ha habido de todo, tanto a la hora de juzgar el juego propio y los méritos ajenos, como a la hora de valorar las, cuando menos, controvertidas decisiones arbitrales. Todo ello da para mucho, y como ocurriera anteriormente frente a rivales de teórica y práctica enjundia, nuestro equipo se puede decir que amaga y no consigue dar, y a veces ni le dejan.

Sin más dilación, podemos empezar relatando que los compañeros han tenido un sentido recuerdo para Ibai Gómez, “Ibai zurekin gaude” en sus camisetas previas al choque, aunque además de la buena predisposición y disposición rojiblanca, la libreta recoge que en el minuto 5 Navarro ha visto la primera cartulina, algo anecdótico en ese instante y lleno de significado en el transcurso del partido. El saque de falta ha supuesto un buen agarrón sin sanción a Javi Martínez en el área rival, aunque no le han podido sujetar en el 7, si bien su cabezazo ha sido detenido por Palop.

La seriedad y las ganas de ir a por el partido eran las características fundamentales del juego de nuestro equipo, con buenas combinaciones por abajo y un Sevilla algo desorientado. Entre Toquero y Llorente, han trenzado varias situaciones de peligro mediante prolongaciones, si bien desde las bandas era desde donde llegaban más razones para el nerviosismo de la grada local, señal inequívoca de que el trabajo inicial era óptimo.

El Sevilla ha tardado en desperezarse, pero no es novedad decir que tiene pólvora para dar y regalar. Luis Fabiano ha rematado
de cabeza fuera un pase de Kanouté y, posteriormente, en su primer intento de vaselina, Iraizoz ha resuelto la situación. El duelo era a cara descubierta, bonito de ver y el Athletic reiteraba que está dispuesto dar lo que podríamos denominar el salto de calidad a la hora de encarar los enfrentamientos, sobre todo fuera de casa, ante equipos de mejor palmarés en las últimas campañas.

Era el Sevilla el más agazapado y Munian y Susaeta llevaban el desequilibrio a la zaga rival. En el minuto 17 el primero ha disparado con la derecha y el balón, rebote incluido, ha terminado en córner, cuyo lanzamiento ha sido rematado con claridad por Llorente de cabeza, pero demasiado elevado.

Hasta ahí la veintena de minutos en los que nuestro equipo ha sido muy superior. De ahí en adelante un poco de todo como en botica, menos acierto, efectividad rival con unas cucharadas de ley de Murphy por momentos y los factores incontrolables que no quisiéramos relatar, pero es de recibo mencionar. Por ejemplo, sin paños calientes, las decisiones arbitrales han pasado a ser el eje de la contienda y alguno hasta puede pensar que el colegiado ha sido con el paso y el peso de los minutos un serio aspirante al MVP del partido, si los amantes del basket nos permiten la licencia.

En el minuto 19 Navarro ha metido el brazo en un salto con Susaeta, jugada que hasta ese momento y sobre todo después, ha sido sancionada y acompañada de cartulina amarilla. Salvo en ese lance, pudiéndose suponer que el hecho de que fuera la segunda amarilla para el lateral no tiene ninguna influencia.

Y como era de prever ante un rival de entidad, el turno local tenía que llegar. No sabíamos que acompañado en principio por la suerte. Kanouté había avisado mediante un potente derechazo bien repelido por Iraizoz, al igual que ante el lanzamiento directo por parte de Luis Fabiano tras inexistente falta sobre él mismo. De paso el partido se ha calentado con sendas tarjetas para Luis Fabiano y Gurpegi, el fútbol ha bajado de prestaciones y el gol ha llegado de la manera más tonta, aunque valga igual.

En el minuto 35 Capel ha centrado, Kanouté ha fallado en el empalme, pero el balón se ha quedado muerto a los pies de Luis Fabiano quien siguiendo la tradición de casi todos los que arrastran sequía contra el Athletic, ha inaugurado el marcador, vamos, que ha hecho el 1-0.

Merecido o no, el Athletic lo ha acusado. Alexis y Llorente, han sido amonestados por la misma razón por la que Navarro no lo había sido, el Sevilla se ha vuelto aún más peligroso con espacios y en el enésimo balón largo, era el minuto postrero de la primera parte, Ustaritz le ha ganado la posición a Luis Fabiano, pero éste le ha sustraído la cartera al colegiado, quien ha decretado penalti. Kanouté es de los que no suele fallar. Dos a cero y a los vestuarios a rumiar defectos, lo que pudo haber sido y la lacerante desventaja para los méritos contraídos.

Nada nuevo en un partido de fútbol. Sin cambios los dos equipos han reafirmado tendencias. Querer rojiblanco y eficacia rival. Ni Llorente ni Muniain han acertado en la boca del gol y Capel casi hace el tercero en el 47, si bien su balón se ha ido al palo en uno de los pocos ramalazos de fortuna. Sin embargo, era el Sevilla quien vivía más tranquilo, controlaba el choque y a nuestro equipo le costaba imponerse, sobre todo teniendo en cuenta la perentoria necesidad de meterse en el partido, que ya se encargarán otros de sacarte.

Antes de la hora de juego Gabilondo ha suplido a Toquero y Muniain se ha colocado tras Llorente, aunque por poco tiempo, ya que al de muy poco ha sido reemplazado por Ion Vélez. Entre cambio y cambio, un balón largo con el exterior de la zurda de Romaric le ha valido a Luis Fabiano para controlar y, esta vez sí, acertar en la vaselina sobre Iraizoz. La idea más extendida hablaba de que el partido estaba amortizado con el 3-0.

Craso error tratándose del Athletic, un equipo con carencias, faltaría más, pero entre las que no está el bajar la cabeza ante las adversidades de todo pelaje. Además, ahora sí, lástima que con un pelín de retraso, minuto 63, el colegiado ha mostrado la segunda cartulina amarilla a Navarro e incluso le miraba el dorsal como si no supiera de quién se trataba. A renglón seguido Orbaiz ha entrado por Gurpegi. En el Sevilla Konko ha pasado al lateral derecho y Dabo al izquierdo. El Athletic Club, a lo suyo, al ataque y es que no quedaba otra.

El recién entrado Ion Vélez ha rematado por encima del larguero, Susaeta le ha dado trabajo a Palop con la derecha y luego de cabeza, pero en vano. Lo mismo le ha pasado a Llorente en el 70 y Koikili lo intentaba sin acierto desde lejos. Manzano movía sus piezas con la tranquilidad que le otorgaba el marcador. Perotti por Capel.

Sin embargo la cosa se ha enredado en poco tiempo. En el 74 Orbaiz ha abierto el balón a la banda derecha y desde allí el centro de Susaeta lo ha rematado de cabeza a la red Llorente. Negredo ha sustituido a Luis Fabiano. El reconocimiento popular al revivido goleador que se ha tornado en crujir de dientes en el 76. A Llorente le han hecho penalti, el árbitro ordenaba expresamente seguir y casi al tiempo el chut de Gabilondo era interceptado por Konko con las manos. Máximo castigo que Palop ha adivinado a Llorente, aunque afortunadamente el rechace ha sido remachado por el ariete y ha puesto así la incertidumbre y la esperanza con el 3-2.

Pese a todo, como se puede ver en muchos establecimientos comerciales, además de la pericia o impericia de cada uno, hay carteles en los que se recuerda que siempre viene alguno a estropear el día. Y bastante tiene nuestro equipo con aguantar sus propios errores a la hora de cerrar su portería, como para tratar de explicar fenómenos paranormales. Podemos parafrasear a protagonistas de otros campos (“se quitan las ganas de entrenar”, “no tratan a todos igual”) sumarnos a peticiones de congelación o viajes subvencionados al Polo Norte, o esperar a que nos hagan un editorial diciendo que si nos quedamos en la puerta es porque no sabemos abrirla, no porque nos la cierren en las narices. Es ciencia ficción, porque nos volverán a decir que no se qué jugador nuestro es ideal para ir a Marte o a cualquier galaxia.

A la porra la reacción, las ganas de enmendar los errores anteriores y los que estaban por venir. Negredo hace, cuando menos, falta a Iraizoz, en la caída colectiva Ustaritz toca el balón sin querer con la mano, la pugna sigue y el defensa aleja el balón bajo palos, pero viene el del cartel y dice que penalti y tras dos penas máximas presuntamente cometidas, nuestro defensa ve la tarjeta amarilla ¡por protestar! Kanouté hace el 4-2.

Pese a todos los pesares, oleadas de rabia e impotencia, a falta de un minuto para terminar la contienda Gabilondo marca el tercero a centro de Javi Martínez. Una vez más nadar para morir en la orilla.

Y para poner la guinda al pastel, la expedición rojiblanca tuvo que volar hasta Gasteiz tras no poder tomar tierra en el aeropuerto de Bilbao, pese a haber recibido autorización previa como en otras ocasiones y ajustarse a unos parámetros horarios razonables, es decir que se aterrizó en la capital alavesa mientras el aeropuerto de Bilbao estaba aún abierto. Una verdadera pena, mientras en la inmensa mayoría de las localidades se desea encarecidamente que sus respectivos clubes puedan aterrizar en casa y ponen los medios para ello. Hay días en los que sin necesidad de poner el cartel se compran todos los boletos de la rifa.