RC Deportivo - Athletic Club
Jornada 36
Liga

RC Deportivo - Athletic Club

RC Deportivo
RC Deportivo
21
Athletic Club
Athletic Club
  • 23' Adrián
  • 71' Castillo (p.p.)
  • Toquero 3'

fecha

UbicaciónRiazor , A Coruña

Del cielo al infierno y, de nuevo, a esperar

Deportivo 2 Athletic Club 1El Athletic Club ha sido derrotado 2-1 por el Deportivo y…

Athletic Club

Deportivo 2 Athletic Club 1


El Athletic Club ha sido derrotado 2-1 por el Deportivo y no ha podido dar el paso definitivo para certificar su participación en la próxima edición de la Europa League. Toquero, al poco de comenzar, ha marcado el gol de nuestro equipo y otros dos jugadores rojiblancos, Gurpegi en la primera mitad al desviar un disparo de Adrián, y Castillo en la segunda, en esta ocasión al introducir en su propia meta un envío también de Adrián, han propiciado los goles del Deportivo. El Athletic ha hecho un más que aceptable primer tiempo y una peor segunda mitad.

A expensas de los resultados de lo que queda de jornada, con especial atención a los que cosechen Sevilla y Espanyol, nuestro equipo mantiene la quinta plaza. Como mal menor acabará la jornada sexto y como premio puede estar clasificado virtualmente para la Europa League si los de Cornellá-El Prat pierden frente al Valencia. Quedan dos jornadas para el final con el objetivo inicial de entrar entre los siete primeros y, de conseguirse, el ulterior de ser quintos o sextos para evitar la disputa de una eliminatoria previa (ver información adjunta en esta misma página web).

La nota negativa será la baja por acumulación de amonestaciones de Carlos Gurpegi y la positiva lo ha sido la reaparición con el primer equipo, esta vez sin percance alguno, de Ibai Gómez. Un partido con mucha tensión en el ambiente, algo que se respiraba durante toda la jornada, y la verdad es que los locales tienen que agradecer parte de su triunfo, evidentemente el meollo de la cuestión siempre hay que buscarlo en el campo, al apoyo que han recibido desde la grada. Quizá un ambiente similar en otros encuentros les habría evitado estos sufrimientos, pero para ellos el de hoy era su particular partido contra el Levante que hace cinco temporadas nos tocara vivir.

Afortunadamente nuestras cuitas son ahora menores en cuanto a tensión y más gratificantes en cuanto al premio. Los rojiblancos han afrontado el encuentro sin sufrir miedo escénico alguno, aunque el ambiente era de los más caldeados a domicilio de la última década. Un partido, al fin y al cabo, para disfrutar de la esencia del ambiente que rodea al balompié y para crecer también en experiencia. Los que lo han afrontado han sido los mismos que el sábado, salvo San José y Orbaiz, quienes han dejado sus puestos a Amorebieta y Gurpegi, respectivamente.

El comienzo no ha podido ser mejor para los intereses del Athletic, pese al susto por la primera intentona de confundir al colegiado que más ritmo imprime a los partidos. Casi como sin querer, Toquero ha rematado a la red con la derecha, ante el intento de salida de Aranzubia, un pase de Iraola. Las siguientes opciones también han sido del Athletic, con tiro de Toquero atrapado por el ex cancerbero rojiblanco y disparo desviado de Iraola.

El cuadro local se perdía en mil batallas con el colegiado mientras intentaba apretar y el Athletic movía bien el balón, con más verticalidad. Por momentos daba la impresión de que el Deportivo estaba tocado, pero nuestro conjunto no le ha dado el empujón final. Los gallegos han aumentado la presión y el peligro en base a un triángulo compuesto por Guardado, Galerón y Adrián y el Athletic no movía ya el balón con tanta soltura. Y además, en el fútbol además del juego y los estados de ánimo, a veces los detalles más insignificantes cambian el decorado de los partidos y el de hoy no ha sido una excepción.

El Deportivo merodeaba el área de Aranzubia y en el minuto 22 a la salida de un córner un jugador rojiblanco ha metido la puntera para intentar robar un balón, el cuero ha llegado a los dominios de Adrián y su chut ha rebotado en Gurpegi para introducirse en la red. El intento de respuesta ha llegado muy pronto, pero el cabezazo de Llorente ha rebotado en el larguero. De nuevo equilibrio en el campo, aunque en las postrimerías de la primera parte un centro de Adrián se haya topado también con el larguero de la portería defendida por Iraizoz.

En la reanudación, pocas novedades. Sin cambios de inicio, el Deportivo también insistía en dejarse caer como en la primera mitad, aunque había optado por mandar desde el principio y llegaba con más intensidad al área rival. Pese a todo, sólo un derechazo de Riki repelido por Iraizoz, un chut desviado de Juan Rodríguez, un intento forzado de vaselina por parte de Javi Martínez y un susto para la parroquia local en forma de amago de autogol a la salida de un córner en el minuto 63 han tenido relación más o menos directa con la palabra peligro.

Iturraspe ya estaba en el campo en el puesto del amonestado Gurpegi y posteriormente Gabilondo ha suplido a David López. Munian llevaba tiempo por la banda derecha en un intento de que se desgastase menos, ya que el Deportivo intentaba penetrar casi siempre por el ala izquierda del Athletic, aunque los anfitriones ya no eran los mismos, ni siquiera se le puede achacar a nuestro equipo exceso de conservadurismo. De hecho el gol ha llegado en un contragolpe local con muchos metros a la espalda de nuestros defensas cuando tras un pase, el enésimo, entre líneas de Valerón, Adrián ha centrado para intentar superar la salida de Iraizoz y Castillo ha introducido el balón en la red. Desgraciadamente, esta temporada la relación del Athletic con los tantos en propia meta ha sido estable. La duda ya será casi existencial, ¿habría llegado Riki a rematar?

A renglón seguido Ibai ha entrado por Javi Martínez y en el cuadro del sancionado Lotina Aythami por Juan Rodríguez y un poco más tarde Lassad por el goleador/instigador Adrián. El Deportivo ha visto la playa de la Primera División más cerca y ha empezado a bracear. En nuestras filas Gabilondo, Muniain e Ibai jugaban por dentro con espacios para los laterales y en una de sus subidas Castillo ha centrado al área y allí Toquero ha reatado de caza, peor el balón se ha ido fuera por muy poco con lo que el equipo queda, una jornada más, condenado a esperar para certificar el logro europeo. A ver si el domingo ante el Málaga se consigue ante un público al que no hará falta pedir nada en especial que no haya aportado o aporte otras tardes con naturalidad.

Empero, quizá por la falta de costumbre, los jugadores y técnicos del Deportivo han vivido hoy en sus propias carnes lo importante que es sentirse respaldado de principio a fin y lo que se termina por agradecer. Un bonito espectáculo, lástima que con el Athletic como invitado incapaz de dar un golpe de mano en la primera parte y que más tarde ha vivido en sus propias carnes la fuerza que proporciona la necesidad.