Athletic Club - Deportivo Alavés
Octavos de final
Copa

Athletic Club - Deportivo Alavés

Athletic Club
Athletic Club
20
Deportivo Alavés
Deportivo Alavés
  • 28'60' Villalibre

fecha

UbicaciónSan Mamés , Bilbo

45.233 asistentes

Villalibre reina en la Copa

El tercer doblete del Búfalo en el torneo sitúa al Athletic Club en cuartos de final

El Athletic Club quiere la Copa y, por supuesto, Asier Villalibre también. El tercer doblete consecutivo del de Gernika en el torneo ha situado a los leones en cuartos de final, que se sortearán el viernes a las 13 horas. Los de Valverde siguen intratables en casa y, aunque tuvieron que recurrir a dos buenas paradas de Julen Agirrezabala con 1-0, se podría decir que liquidaron con solvencia al Deportivo Alavés.

El 2-0 con el que terminó el partido de San Mamés, que presentó más de 45.000 espectadores entregados a su equipo y repartieron aplausos hasta a los rivales por desborde de alegría, fue engañoso. Y es que el Athletic pudo sentenciar antes del descanso claramente y después tuvo unos momentos de inquietud.

Que Julen tenía bien ajustados los guantes se vio en el minuto 4, cuando blocó bien un tiro cruzado debajo de Hagi tras gran cambio de juego de Antonio Blanco. El Athletic empezó a mandar, con un Beñat Prados mandón y Sancet asomándose. Y Fue en una acción individual de Villalibre, que resolvió con un zurdazo inapelable que sorprendió a Sivera, cuando los bilbainos empezaron a coger tranco en el choque.

Hasta tres ocasiones claras disfrutó el Athletic antes del intermedio. Sancet plantó a Berenguer ante Sivera y el meta visitante atrapó el balón entre las piernas. El propio Oihan y Muniain también las tuvieron entre una acción esplendorosa forjada por Herrera, Berenguer y De Marcos que abortó in extremis Tenaglia.

El Alavés quemó todas las tracas al principio de la segunda mitad, cuando Julen se quedó con una volea a bocajarro de Samu Omorodion en la única vez que burló a los centrales rojiblancos. Y a continuación, Giuliano Simeone hizo brillar al meta rojiblanco. Entonces, seis minutos después, Villalibre remató al Glorioso, del que es un ídolo. Berenguer lanzó a De Marcos y el de Laguardia encontró al Búfalo al segundo palo. Cabeceó con mucha clase.

A partir de ahí, hubo bandera blanca y los dos equipos pensaron en el fin de semana liguero. El Athletic tiene un toro bravo en Mestalla, donde quiere aumentar su increíble racha de seis victorias seguidas oficiales. San Mamés botó, increíblemente feliz como está con el equipo de Valverde.