Villarreal CF VS Athletic Club 2007-6-9 | Athletic Clubeko Webgune Ofiziala
37. Jardunaldia

Villarreal CF3 : 1Athletic Club

Forlán35'(p.)
Forlán38'
Ustaritz50'(b.a.)
Iraola21'
Laburpen bideoa
Estadioa
El Madrigal
Herria
Vila-real
Data
09/06/2007
Ordua
21:00
Data eta ordua
2007-6-9 - 21:00

Vila-realek 3-Athletic Clubek 1: Azken unera arte

El Athletic Club ha perdido 3-1 ante el Villarreal y deberá sufrir hasta el último…

2007ko eka. 9a

El Athletic Club ha perdido 3-1 ante el Villarreal y deberá sufrir hasta el último momento para poder conseguir el objetivo de la salvación. Iraola ha adelantado al Athletic Club y Forlán, dos veces, y Ustaritz en propia meta han marcado los goles del Villarreal.

Hasta el último momento. Aunque el Athletic dependa de sí mismo para conseguir la salvación el domingo 17 de junio, a las 21:00 horas en San Mamés, ante el Levante y la preparación adecuada del partido deberá ser el único objetivo de TODOS sin excusa alguna.

A pesar de que de cara a esa cita se pueda interpretar que todo está dicho, o que sobran las palabras, o que no hay duda posible por la inquebrantable firmeza de la afición en su apoyo al equipo como hoy mismo se ha demostrado de nuevo, no estaría de más redoblar aún más los esfuerzos al estar en juego la continuidad en Primera División, que no la esencia o la historia de la entidad, que es más profunda y se remonta incluso en el tiempo más allá de la participación en la competición liguera y siempre ha estado y estará por encima de los avatares deportivos que la han enriquecido.

Por lo que respecta a la derrota cosechada, la verdad es que nuestro equipo ha encarado la contienda con el juego y el talante exigidos y esperados. Desgraciadamente, no hace falta un huracán para sacar de sus casillas y de su ubicación al Athletic y hoy ha bastado una errónea decisión del árbitro y de su asistente para descentrar a un equipo que, no por obvio hay que soslayarlo, si está abajo entre otras cosas es por su fragilidad colectiva ante la más mínima adversidad. Si a ella se le une la desgracia, tenemos el porqué de una cómoda victoria local sin que al final se hayan visto obligados a realizar un esfuerzo extra.

El Athletic Club ha salido fuerte, a presionar arriba con un 4-4-2 bien trabajado y que ha mantenido, salvo en un cabezazo en plancha fuera de Guille Franco en el minuto 17, el balón bastante alejado del área de Aranzubia. Por el contrario el primer aviso lo había dado el ayer lateral derecho Javi González con un centro muy cerrado desde la derecha, Aduriz ha hecho trabajar a Viera en el minuto 20 al rematar de cabeza y en el 22 una dejada del mismo delantero ha sido controlada y enviada a gol por Iraola. Un premio al buen trabajo y una puerta abierta a la esperanza.

Lejos de amilanarse y conscientes de estar realizando un buen partido, los rojiblancos han mantenido las posiciones en el campo y han maniatado al Villarreal. Incluso Joseba Etxeberria ha podido encarrilar la contienda en el minuto 30, pero su balón elevado lo ha cruzado en exceso ante la salida de Viera.

Por el contrario, en el minuto 35 una jugada aislada con envío en profundidad a Pires y carga de Ustaritz a éste fuera del área (de cometerse infracción ésta lo habría sido en el exterior) ha sido convertida en máximo castigo por el árbitro y uno de los asistentes que se prodigan en ayudas al Athletic. Gol de Forlán.

Golpe duro, por injusto y por inmerecido, ante uno de los mejores comienzos de partido de nuestra escuadra. Sin embargo, el panorama ha empeorado tres minutos después cuando ha llegado el segundo gol del Villarreal, también obra de Forlán, en esta ocasión al batir a Aranzubia en su salida. El tanto no ha partido de una excelso pase o de una maravillosa jugada colectiva, sino de un despeje propio que ha rebotado en la espinilla de Murillo, ajeno a la jugada, y que ha dejado a Forlán solo ante nuestro portero: 2-1 aunque fuera una jugada de las que se conocen como de “chiripa”.

Sin mirar aún a otros marcadores, la segunda mitad se abría con la esperanza de conseguir la igualada, pero enseguida se ha desvanecido al cabecear Ustaritz un balón hacia su portería en el minuto 50. ¿Cómo va a estar el equipo salvado antes de la jornada definitiva? Difícil por el cúmulo de despropósitos y de desgracias acumulada durante esta temporada. Y para muestra otro botón: desde que comenzó a jugarse la Liga española jamás ningún equipo se había hecho tantos goles en propia meta en una misma temporada como el Athletic en la presente.

El Villarreal ya nadaba como pez en el agua del contragolpe, sin prisa, pero moviendo el cuero sin pausa y con criterio, lo que ha dejado en nada el triple intento de Mané por cambiar el orden de sus jugadores y poder así crear más peligro. Urzaiz ha entrado por Javi Martínez en el minuto 60, pasando Etxeberria el exterior derecho e Iraola al doble pivote. En el minuto 72 Tiko ha reemplazado a Casas y se ha colocado en el doble pivote, jugando Javi González como lateral izquierdo e Iraola como lateral derecho. Finalmente Llorente ha sustituido a Aduriz en el minuto 74, sin cambios en la disposición táctica.

Un cabezazo de Urzaiz detenido por Viera en el minuto 62 y una jugada individual de Llorente que ha acabado en corner en el minuto 79 ha sido lo más reseñable en el haber rojiblanco. En el debe, los huecos lógicamente dejados (Mati Fdez. ha dispuesto de la opción más diáfana en el minuto 92) y la situación de impotencia que también se palpaba desde una grada rojiblanca que vivía entre triste, resignada y estupefacta por el marcador en contra y porque los aficionados locales jaleaban todos los goles del videomarcador, incluso hasta los que les podían alejar de la UEFA.

Al Athletic le pasaba lo mismo y hasta ese momento no tomaba carta de naturaleza real la posibilidad barajada entre semana, incluso la que más visos tenía de finalmente suceder, aquella que hablaba de jugárnosla el domingo ante el Levante. Ya no hay más opciones, el partido a cara o cruz, a vida o muerte, por la permanencia. Por eso no merece la pena que durante esta semana hurguemos en la herida de lo que pudo ser y no lo fue, sino poner el remedio para que los defectos o no aparezcan o se noten lo menos posible. Una apuesta inequívoca por una victoria que hemos de conseguir y conseguiremos entre todos. Aúpa Athletic.